Linkwithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

sábado, 4 de diciembre de 2010

MENSAJE de Renate Mörder.



Por más que leía y releía no lograba descifrar el mensaje:
“Viviré mi duelo y exorcizaré tus demonios. Me exilio de vos para siempre. Víctor”

“Siempre hablando en difícil ¿Qué duelo, qué demonios, qué carajo? ¿Por qué querías irte?”

Llevaba dos días releyendo a intervalos el mensaje. Lo leyó una vez más mientras escuchaba por enésima vez el último álbum de Arjona. Copió el texto del mail y lo pegó en Google, una larga lista de enlaces irrumpió en menos de un segundo. Abrió un par de ellos, copió el mail en el procesador de textos y, como si se tratara de uno de los tantos artículos que solía escribir, le agregó frases que encontró en el buscador como notas al pie: “Viviré mi duelo1 y exorcizaré tus demonios2. Me exilio3 de vos para siempre4. Víctor”.
Luego buscó fotos y se entretuvo copiándolas y pegándolas, cambiando formatos y tipos de letra. Cansada de tanta actividad sin sentido miró a su alrededor, vio el bolso y los cds apilados como esperando que alguien les abriera una puerta.
“¿Cuáles son mis demonios? ¿Acaso amar con locura es demoníaco? Volvió su atención a la pantalla nuevamente: “Viviré mi duelo…” “Querido Víctor, sólo se vive un duelo cuando se pierde a un ser querido”.
Tomó un trago de cerveza que le supo agrio. “Me exilio de vos”, leyó. Sonrió amargamente. “Como si te fuera a ser tan fácil” Se pensó a sí misma como una especie de gendarme, se imaginó de uniforme verde y fusil. Tachó el mensaje y escribió debajo: “No hay duelos, no hay demonios, ni hay exilios”. Luego furiosa borró todo y cerró el archivo sin guardarlo. Un rayo de luz le recordó que ya estaba amaneciendo. Nunca iba a poder descifrar el mensaje. Víctor siempre lo complicaba todo. Harta de leer y releer y no poder descifrar, apagó la computadora. Se lavó la cara, se miró al espejo y, tras comprobar que se veía bien, le dio un beso al cadáver de Víctor y se fue a la calle.

12 comentarios:

  1. Muy interesante la construcción del cuento. No imaginè el final. Felitaciones Renate! Un beso!

    ResponderEliminar
  2. Incompatibilidad de caracteres....Pobre Victor!!! quizás fue la culpa de Arjona. Me gustó tu cuento!!!

    ResponderEliminar
  3. Bee:D
    Gracias por leerme y por venir a visitarme.Un beso.

    Mariana:
    Definitivamente la culpa la tiene Arjona jaja.
    Me alegro que te haya gustado, gracias por pasar.Un beso ;D

    ResponderEliminar
  4. muy bueno tu blog te recomiendo mi blog es sobre bandas emergentes artistas, fechas, discos para bajar, Sellos independientes todo muy independientehttp://pulpovariete.blogspot.com/

    ResponderEliminar
  5. Pulpo: Gracias por pasar por acá, ya mismo me voy para tu blog.
    Saludos
    Renate

    ResponderEliminar
  6. Qué maldita mujer, muy bueno. Saludos.

    ResponderEliminar
  7. Bravo Renate! La vuelta de tuerca. Llegué a pensar que la cerveza estaba envenenada.

    ResponderEliminar
  8. No dejas de sorprenderme, Renate. Esa facilidad que tienes para hilvanar el hilo y luego enrollarnos en él, y cuando ya formamos parte del ovillo y queremos seguir allí, amarrados, zaz, cortas el hilo y nos dejas caer en la sorpresa, en lo inesperado. Qué talento amiga, qué talento tienes. Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  9. Otro abrazo Ovidio. Realmente me gusta mucho lo que escribis y valoro tus comentarios. Gracias amigo!

    ResponderEliminar

Dejáme tu comentario.