Linkwithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

jueves, 10 de febrero de 2011

EROTIC POWER EXCHANGE de Renate Mörder.


El primer golpe le pareció fruto de la casualidad. Él, Pedro estaba parado detrás de una puerta que ella abrió violentamente. El impacto fue fuerte y el dolor también, pero la sonrisa angelical y la disculpa lo obligaron a declinar cualquier protesta. Le gustó inmediatamente, alguien se la presentó como "Araceli de Liquidaciones" y él quedó prendado de esa mujer de apariencia tranquila que estrechó su mano bastante más fuerte que lo normal.
De los siguientes encuentros, Pedro no salió indemne. A los pisotones en el ascensor, y a las patadas por debajo del escritorio se sumó la novedad del humeante café caliente empapando su camisa. Pero él aceptaba sus disculpas casi feliz, ella, le resultaba irresistible.
Una mañana de camino a la oficina la encontró en la estación de subte. Se saludaron tímidamente y esperaron silenciosos la llegada del convoy. Araceli que no quería llegar tarde insistió en viajar en un vagón repleto y él con tal de permanecer a su lado se sumergió en un mar de gente.
Viajaron parados junto a una puerta. Pedro aplastado por Araceli, soportando la manija de metal de la cartera de ella en su estómago. A medida que se acercaban al centro, la gente se multiplicaba y la tortura se hacía mas intensa. Él sufría y ella sonreía. Locos pensamientos invadieron la mente de Pedro "Esta mina es rara, esta mina disfruta con el dolor ajeno". La mujer presionaba con la cartera más y más y él extrañamente en lugar de sentir dolor comenzó a excitarse. El subte llegó a destino y descendieron sin decir una palabra.
Pedro pasó el día pensando en ella, imágenes de amos y esclavos parecían haberse instalado en su cabeza. De pronto todo había cambiado, la angelical Araceli se había convertido en algo infinitamente mejor. La angelical Araceli se había convertido en una pervertida.
Esa noche, como para estar a la altura de las circunstancias, Pedro comenzó a interiorizarse en el significado de palabras tales como bondage, disciplina, dominación, sumisión y sadomasoquismo. Se imaginó desnudo y azotado, la imaginó soberbia con sus tacos aguja y con su látigo.
En la semana siguiente al episodio del subte no paso nada. Él se convenció que la falta de acción de ella obedecía a que había cambiado de rol. Ahora le tocaba a él y como no quería pasar papelones, buscó un lugar donde iniciarse en las prácticas sexuales extremas. Araceli iba a tener que esperar a que él se convirtiera en un experto en el “erotic power exchange”.
Durante el mes siguiente se abrió para Pedro, la puerta a un mundo nuevo en el que nada era imposible. La dominatriz que lo inició mientras le ponía su collar al cuello lo bautizó Pier.
Pedro se cubría con cuidado las heridas de guerra de Pier para ir a la oficina, era como tener una excitante doble vida en la que lo único que faltaba era ella.
Finalmente llegó el día esperado. La siguió hasta la máquina de café y con su mejor cara de ángel le preguntó si quería ser su acompañante en una fiesta que daría en su casa esa noche. Araceli contestó que sí.
Pedro, preso de la excitación se retiro antes de la oficina para preparar el ambiente. Para las seis de la tarde la guarida de Pier estaba lista y él se disponía a darse una ducha cuando el teléfono sonó.
- ¿Pedro? – preguntó una voz femenina
- Si. ¿Quién habla?
- Soy yo Macarena.
El muchacho hizo una mueca pues detestaba a su compañera de oficina.
- Te llamo para avisarte que recién le di a Araceli tu número de teléfono, para que se lo deje a la mamá. Me contó que la invitaste a salir y me puse tan contenta. Pobrecita, con esos ataques que tiene los tipos ni se le acercan. Es terrible el Parkinson, cada vez se le nota más. Pero bueno, Dios te va a premiar por la alegría que le das.
Macarena cortó y Pedro se quedo como un autómata frente al espejo mirando su maltratado cuerpo.
- Me cago –dijo en voz alta.

18 comentarios:

  1. Muy, muy bueno Re. Muy bien lo del sadomasoquismo y el toque final sorprendente...!!! Muy bien elaborado y trabajado...!!!! Felicitaciones...!!!!!!!

    ResponderEliminar
  2. José:
    Suena medio raro lo de "muy bien lo del sadomasoquismo" jaja. Mil gracias por el comentario. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  3. Genial el remate!!!, no lo esperaba, como siempre excelente Renate. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  4. Ajajaja, que patético Pedro. Esta historia me recordó al negro Fontanarrosa.MB
    Ceci

    ResponderEliminar
  5. jajajaja no sabía hacia donde iba, mientras lo leía trataba de imaginarme quien sería la inocente fémina, pero me ganaste mujer!!!
    NO ME LO VI VENIR
    excelente Renate
    un abrazo!

    ResponderEliminar
  6. Ceci:
    Gracias ;D pero ¿No será mucho?

    Escarcha: Gracias ;D. Otro abrazo

    ResponderEliminar
  7. ¡Muy bueno,querida Renate! Un viaje de aquellos hasta el final, desopilanteeeee !!!
    Abrazo grande

    ResponderEliminar
  8. José, gracias por venir a visitarme!
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  9. Lejos de la locura técnica y las llamadas continuas de mis amigos netwriterianos...me detengo en tu fantástico relato...y la divertida ironía que contiene. Pero me detengo en algo más: eres una fantástica escritora...con una prosa fluida "dominada", sin duda, por la inteligencia. Que es lo que más valoro junto a la falta de mediocridad. Así que, Renate, nice to meet you...and going on.
    Besos.

    ResponderEliminar
  10. Emilio, bienvenido y mil gracias por el comentario.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  11. Renate, qué buen relato, buenísima historia.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  12. Muchas Gracias Andrés, otro abrazo ;D

    ResponderEliminar
  13. Me encantó!!! nunca defraudás al lector Renate, me encantan tus relatos!

    ResponderEliminar
  14. Muy bien logrado, es un relato muy interesante y el final es atractivo.

    ResponderEliminar
  15. Diego:
    Bienvenido y muchas gracias por tu comentario.

    ResponderEliminar

Dejáme tu comentario.